Sandra Pascoe Ortiz, profesora de la Universidad del Valle de Atemajac, tenía un reto: cambiar las bolsas de plástico que son tan comunes en los supermercados. La Ingeniera Química, ha logrado avances en los resultados del producto a durar por tres meses si se encuentra en la intemperie, y por dos semanas si entra en contacto con el agua, logrando así que aún cuando lleguen a integrarse a mares u océanos, se desintegrarían y no afectarían el medio ambiente, su material no es tóxico para animales en caso de que el producto terminara en el océano, y que incluso ella misma llegó a degustar el bioplástico durante el desarrollo de la investigación.



Fuente: https://bit.ly/2IqAtNM