Desde hace algunos años en el municipio de Colón, uno de los cuatro que pertenecen a la subregión del semidesierto queretano, ha puesto en marcha diver- sas estrategias encaminadas a la preservación ecológica de su ecosistema.



La cara oculta y positiva de la pandemia por el Covid-19, deja traslucir un respiro para cuerpos de agua como lagunas, lagos y el emblemático río Colón debido a la ausencia de transeúntes y turistas que por encima de las campañas de concientización, los contaminan.



Y bajo la misma lógica, se recuperan cinturones verdes: parques, jardines y reservas naturales que han atravesado en varias ocasiones para plantar árboles frutales y maderables. La Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología del Municipio de Colón realiza campañas de reforestación; debido a este respiro, se puede atestiguar el crecimiento de las especies al ritmo de su curso natural.



Así también, a pocos días de haber celebrado el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, se invita a reflexionar sobre el principio reutiliza-recicla-reduce, pues en la experiencia del confinamiento hemos aprendido que en casa tenemos un amplio catálogo de materiales que nos invitan a innovar para darles un doble o triple uso en favor de nuestras especies vegetales y animales.



Fuente: Mercedes Cortés Mora, Habitante del Municipio de Colón